Las elecciones de la vacuidad en Nayarit 2017 Lourdes Pacheco Ladrón de Guevara

Las elecciones de la vacuidad en Nayarit 2017

Quizá la característica principal de las elecciones del 2017 en Nayarit sea la vacuidad. Llegó el tiempo de las elecciones para mostrar la carencia de una clase política capaz de retomar el rumbo en una entidad que, naufragando entre la mediocridad, la corrupción y la impunidad, se debate entre la continuidad y la continuidad.

 

Los contendientes

En Nayarit asistimos a un reordenamiento de las fuerzas partidarias ante la imposibilidad de que los partidos, por sí solos, sean capaces de ganar elecciones. No obstante el paraíso electoral que ha tenido en Nayarit, puesto que sólo ha perdido una gubernatura en toda su historia, el PRI tuvo que registrar la Coalición “Nayarit de Todos” junto con el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y el Partido Nueva Alianza (PNA), que le permitiera conjuntar fuerzas. A su vez, la oposición registró la Coalición “Juntos por Nayarit” donde se unieron las fuerzas de los partidos Acción Nacional (PAN), de la Revolución Democrática (PRD), del Trabajo (PT) y el partido de la Revolución Socialista (PRS) con registro local, que aglutina los últimos vestigios del gasconismo en la entidad.

El candidato de la coalición lidereada por el PRI tiene como candidato a Manuel Humberto Cota Jiménez, político priísta de carrera (diputado local, diputado federal, regidor, presidente municipal de Tepic, senador, líder nacional de la CNC), a quien se le ha vinculado con diversos negocios a partir de los cargos que ha ocupado, en particular con la deuda asumida por el gobernador Ney González, aprobada por Manuel Cota cuando fue presidente del Congreso del Estado de Nayarit. También se le ha vinculado con el gobernador Javier Duarte de Veracruz en negocios relacionados con la ganadería.

Por su parte, el candidato de la coalición lidereada por el PRD registró como candidato a Antonio Echevarría García, un empresario local conocido por la familia a la que pertenece ya que se trata de uno de los grupos familiares de empresarios en la localidad con negocios tanto en el campo como en el comercio y los medios de comunicación. Su padre, Antonio Echevarría Domínguez fue gobernador por la Alianza PRD-PAN en 1999 y su madre, Martha Elena García Gómez, es senadora por el PAN (2012-2018).

El resto de los partidos que contienden irrumpen por primera vez en la escena electoral sin candidatos consolidados, por lo que los candidatos son migrantes del PRI. Ese es el caso del Movimiento Ciudadano (MC) cuyo candidato Raúl Mejía González fue finalista en la nominación del candidato a la gubernatura del PRI, la cual perdió frente a Manuel Cota. El Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), por su parte, lleva como candidato a Miguel Ángel Navarro Quintero, quien militaba en el PRI pero que en la contienda a la gubernatura del 2005 se presentó a través de la Coalición PRD-PT-PRS, habiendo perdido frente al candidato priísta Ney González. El Partido Encuentro Social (PES) por su parte, no pudo registrar al pastor de la Iglesia Cristiana Daniel Sepúlveda por no cumplir con el requisito de separación oportuna del cargo, por lo que en su lugar registró a Francisco Javier Zapata Pérez, licenciado en derecho y empleado en la Fiscalía de Nayarit en asuntos de seguridad.

Contienden también tres candidatos independientes: Antonio Ayón Bañuelos, empresario de la educación universitaria privada; Víctor Manuel Chávez Vázquez, médico homeópata de la ciudad de Tepic e Hilario Ramírez Villanueva, “Layín”, quien fue presidente municipal de San Blas por el PAN de 2008-2011, partido que se deslindó de este personaje a mitad del periodo. Posteriormente “Layín” se hizo famoso a nivel nacional por confesar que “robó poquito” y por el exceso en las fiestas populares donde ofrece “traguito, taquito y brinquito” (bebida, comida y música). Además de que reparte dinero en cualquier lugar donde se presenta (billetes de veinte, cincuenta o cien pesos), argumentando que se lo dan sus “amigos.”

 

El contexto

Se pensaba que el gobernador Roberto Sandoval Castañeda sería castigado el día de la jornada electoral debido al enriquecimiento que ha tenido durante su sexenio ya que arribó a la gubernatura después de hacer gala de su origen de inmigrante indocumentado a los Estados Unidos donde se ganaba la vida “lavando yardas” y durante su mandato amasó una fortuna que lo muestra como poseedor de ranchos y caballos de raza. Sin embargo, la detención del Fiscal Edgar Veytia por parte de las autoridades de los Estados Unidos, ocurrida el 27 de marzo del año en curso en el puente Cross Border Xpress que une el aeropuerto de Tijuana con San Diego, vino a aportar elementos decisivos al proceso electoral. El exFiscal Edgar Veytia fue acusado de conspiración internacional por importar, fabricar y distribuir ilegalmente diversas drogas en territorio estadounidense. El impacto que ello tiene para las elecciones es diverso toda vez que por una parte, el gobernador del Estado manifestó un “total desconocimiento” de las actividades a que se dedicaba el Fiscal y por la otra, diversos medios de comunicación han podido documentar el dominio que el exFiscal tenía en Nayarit a cuyo amparo ocurrieron diversos abusos de poder, lo que dio lugar a una sociedad con “indefensión aprendida”.

Antes de la detención del Fiscal, apenas el 9 de febrero del mismo año, elementos de la Marina habían detenido al “H2” líder del cártel de los Beltrán Leyva utilizando un helicóptero de combate (UH60M Black Hawk), desde el cual lanzaron ráfagas de ametralladora en barrios habitacionales de Tepic, en una colonia donde el ex Fiscal tenía propiedades.

 

Las campañas de siempre

El candidato priísta Manuel Cota no pertenece al grupo político directo del gobernador Roberto Sandoval, pero el entramado de alianzas al interior de ese partido político lo llevan a quedar atrapado en la red de complicidades que su triunfo representaría para garantizar impunidad a los funcionarios priístas salientes. Ello ha llevado a que el gobernador Roberto Sandoval se vea obligado a apoyar al candidato buscando alianzas que beneficiarían a ambos. De esta manera tanto la estructura de poder como la estructura partidaria juegan a favor de Manuel Cota, cuyos actos de campaña tienen la estructura de candidato ganador a la más vieja usanza priísta. En todo caso, la campaña del PRI apunta a ganar el Congreso del Estado ante la posible derrota de la gubernatura.

El empresario Antonio Echevarría García ha sido puntero en diversas encuestas, sin que se trate de un lugar indiscutible. La candidatura de Echevarría García lo ha mostrado como una persona ajena a la administración pública y por lo tanto, no partícipe de la corrupción. Si la falta de ejercicio político se considera “improvisación” para los políticos de carrera, ante la ciudadanía, ello es leído como político “fresco” que puede revertir el estado de cosas en que se encuentra la administración pública en Nayarit. Se trata del candidato más joven, 44 años, cuyo trabajo consiste en administrar los negocios familiares.

El resto de candidatos tiene pocas posibilidades de ganar la elección aunque sin duda, tendrán una parte de los votos que se emitan el día de la jornada electoral. Movimiento Ciudadano tendrá una ganancia importante pues de ser un partido inexistente en la entidad, los votos que le consiga Raúl Mejía, le permitirán posicionarse como una fuerza local. El caso del PES es similar, puesto que se trata de una organización basada en la estructura de la Iglesia Cristiana que sin duda, alcanzará un porcentaje suficiente para quedarse en la contienda. El candidato de Morena está lejos de tener el arraigo de hace doce años, pero con el impulso del líder nacional de ese partido, Andrés Manuel López Obrador, alcanzará a posicionarse con un electorado suficiente para negociar candidaturas en las elecciones del 2018.

El caso de Hilario Ramírez “Layín” es paradigmático puesto que aunque se trata de un candidato cuya popularidad la ha ganado por el lenguaje variopinto que utiliza (vinculado al campo, palabras mal pronunciadas, dichos) y al reparto de dinero, la ausencia de propuestas hace que una buena parte del electorado no quiera verse reflejado en ese personaje. Lejos estamos de tener una candidatura de derecha, sino simplemente se trata de un personaje pintoresco de la política nayarita por donde se canaliza dinero de procedencia no clara (al menos cinco tráileres con su propaganda impresa, reparte televisores y electrodomésticos en los diversos municipios de la entidad).

 

¿Alguna novedad?

Las novedades del proceso electoral de Nayarit pueden ubicarse en: 1) el alto número de candidatos independientes en todos los cargos de elección y 2) la llegada de las mujeres como candidatas.

En el proceso electoral de 2017 para Nayarit se eligen: un gobernador, 18 diputados de mayoría relativa y 12 de representación proporcional al Congreso del Estado; 20 Presidentes Municipales, 20 Síndicos y 138 regidores a los Ayuntamientos. El número de regidores corresponde a elecciones por demarcación territorial de acuerdo al tamaño del municipio.

La proliferación de candidatos independientes se da en todas las contiendas: tres candidatos independientes a la gubernatura; 34 candidatos independientes para diputaciones de mayoría relativa (18 distritos electorales); 52 candidatos independientes para las Presidencias Municipales y Sindicaturas (20 municipios) y 246 candidatos independientes para 138 regidurías, además de sus respectivos suplentes. Lo anterior ocasiona una gran movilización a diversos niveles ya que el alto número de candidaturas desdibuja a los candidatos, pero al mismo tiempo, difumina el efecto que las candidaturas independientes pudieran tener para oxigenar el proceso electoral.

En cuanto a la llegada de las mujeres a las candidaturas, esto ocurre a través del mandato de paridad contenida en la reforma constitucional federal y en la legislación local. Aunque en Nayarit existe militancia femenina en los diversos partidos políticos, las nominaciones de las candidaturas no han estado exentas de privilegiar a las hijas, esposas y hermanas de los líderes de los partidos, de ahí la importancia de formar liderazgos de mujeres al interior de los partidos políticos que capaces de utilizar los recursos legales y procedimentales a fin de hacer valer sus candidaturas.

Por último, quisiera señalar la novedad del reparto de funciones entre las autoridades electorales: el Instituto Nacional Electoral con la experiencia de los procesos anteriores y el Instituto Estatal Electoral de Nayarit el cual, con su conformación a partir de exámenes académicos ha dado lugar a la novatez de sus procederes. El resultado calificará a las autoridades electorales en la justa dimensión que adquieren en el actual proceso electoral como árbitros o como ejes de la contienda. Lo anterior, porque no se trata de limitarse a cumplir sus funciones sino de que el proceso electoral sea una contienda regulada por normas y vigilada por la experiencia.

 

Finalmente, elecciones de continuidad

Nayarit no aporta el 1% del Producto Interno Bruto (PIB) Nacional, de ahí que se considera un Estado con escasa importancia. De ahí que las elecciones en Nayarit no marcarán el rumbo de las elecciones del 2018 porque los electores no llegan ni a un millón (815,124 electores). En todo caso, su importancia se puede ubicar en ser un lugar de paso al norte del país, estratégicamente ubicado entre dos economías poderosas: la economía agrícola intensiva de Sinaloa y la industrializada de Jalisco.

El proceso electoral de 2017 si bien es cierto que renovará los poderes públicos por cuatro años más debido a la reforma que permite ajustar el periodo de seis años a fin de empatar las elecciones locales con las federales, está lejos de marcar la diferencia con la forma de gobernar. Lo más probable es que asistamos a una continuidad de los grupos políticos reorganizados a través de las nuevas membresías partidarias que privan en el escenario electoral actual.

Por ello, la característica de las elecciones es la vacuidad: ningún aire de transformación por Nayarit, ningún diagnóstico cercano a la realidad de quienes habitamos aquí, ninguna posibilidad de despertar para construir otras relaciones sociales a través de la política. Ninguna utopía empuja la política.

Lourdes Pacheco Ladrón de Guevara

Doctora en Ciencias Sociales (UNAM). Realizó una estancia de investigación postdoctoral en la Universidad Humboldt de Berlín (1981-1982). Es investigadora de la Universidad Autónoma de Nayarit, e Investigadora Nacional II del Sistema Nacional de Investigadores. Ha publicado 17 libros y cerca de 50 artículos en revistas académicas. Es articulista en periódicos de circulación regional. Ha impartido conferencias en México, España y Colombia. Entre los libros se encuentran: El sexo de la ciencia (2010), Jóvenes rurales. Viejos dilemas, nuevas realidades (2013). En 2010, obtuvo la Medalla Bicentenario a la Investigación Científica en Ciencias Sociales (2010) del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Nayarit. Es evaluadora nacional de proyectos de investigación y fondos específicos y dictaminadora de varias revistas académicas. Fundó la Cátedra Juan Escutia. Estudios de Juventud en la Universidad Autónoma de Nayarit y es miembro de la Red Iberoamericana de Estudios de Juventud. Coordina el Cuerpo Académico Consolidado Sociedad y Región. Es consultora del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo en temas de juventud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *