D. Montero y T. Gravante

David Montero Sánchez es doctor en Estudios Cinematográficos (PhD in Film Studies) por la Universidad de Bath, Reino Unido. Investigador del Grupo Interdisciplinario de Estudios en Comunicación, Política y Cambio Social (COMPOLITICAS) e investigador posdoctoral en el Departamento de Periodismo I de la Universidad de Sevilla. Sus trabajos se centran en la producción de imágenes de no-ficción y su incidencia en los procesos de cambio social. Entre sus publicaciones se encuentran Thinking Images. The Essay Film as a Dialogic Form in European Cinema y Videoactivismo y movimientos sociales. Teoría y praxis de las multitudes conectadas, editor, y varios artículos sobre cooperación audiovisual y vídeo participativo. Desde febrero de 2013 colabora con colectivos de estudiantes de la Universidad de Sevilla en el proyecto La Universidad que queremos en el que se utiliza el video online con fines de transformación social.                                                                                                                                                                                                            Tomasso Gravante es doctor en Ciencias Políticas por la Universidad Pablo de Olavide, España. Investigador asociado al Laboratorio de Análisis de Organizaciones y Movimientos Sociales (LAOMS) con el proyecto de investigación "Emociones, acción colectiva y empoderamiento en México." Sus líneas de investigación son: emociones y protesta, experiencias autogestionadas de protesta, tecnopolítica y cambio social, metodología cualitativa. Es miembro de la Red Mexicana de Estudios de los Movimientos Sociales e investigador asociado del Grupo Interdisciplinario de Estudios en Comunicación, Política y Cambio Social de la Universidad de Sevilla. Algunas de sus publicaciones se pueden descargar picando en esta liga (https://www.researchgate.net/profile/Tommaso_Gravante)

Todos los artículos de D. Montero y T. Gravante

 

Videoactivismo y política de la representación

The revolution will not be televised cantaba el poeta-músico y activista afro-americano Gil Scott-Heron en los años setenta desde el gueto del Bronx. Sin embargo, el 1º de enero 1994 nos regalaba a nivel global las imágenes del levantamiento de las comunidades zapatistas en Chiapas, México. El uso estratégico de las telecámaras y de las primeras redes digitales del grupo guerrillero mexicano EZLN permitió evitar la represión. Gracias a esta experiencia, en el mismo año, el colectivo inglés Undercurrents reflexionó que, en las manos de un videoactivista, una telecámara puede funcionar como disuasorio contra la violencia de la policía, un sistema de monitoreo por video puede influir en la agenda política, un proyector de video puede generar conciencia colectiva....
Continuar leyendo...