F. Sierra y T. Gravante

Francisco Sierra Caballero es doctor en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. Catedrático en Teoría de la Comunicación, Director del Grupo Interdisciplinario de Estudios en Comunicación, Política y Cambio Social (COMPOLITICAS) de la Universidad de Sevilla. A lo largo de su trayectoria académica ha dirigido distintos proyectos de investigación y desarrollo (I+D) para la Comisión Europea, CAPES, CNPq, CONACYT, COLCIENCIAS y el Plan Nacional de Investigación y Desarrollo de España. Actualmente es Director General del Centro Internacional de Estudios Superiores de Comunicación para América Latina, CIESPAL. Sus temas de investigación son, los procesos de democratización de la comunicación y el legado del pensamiento crítico latinoamericano, las iniciativas y luchas democratizadoras del Tercer Sector y la sociedad civil en materia de comunicación y cultura.                                                                                                                                                                                                              Tomasso Gravante es doctor en Ciencias Políticas por la Universidad Pablo de Olavide, España. Investigador asociado al Laboratorio de Análisis de Organizaciones y Movimientos Sociales (LAOMS) con el proyecto de investigación "Emociones, acción colectiva y empoderamiento en México." Sus líneas de investigación son: emociones y protesta, experiencias autogestionadas de protesta, tecnopolítica y cambio social, metodología cualitativa. Es miembro de la Red Mexicana de Estudios de los Movimientos Sociales e investigador asociado del Grupo Interdisciplinario de Estudios en Comunicación, Política y Cambio Social de la Universidad de Sevilla. Algunas de sus publicaciones se pueden descargar picando en esta liga (https://www.researchgate.net/profile/Tommaso_Gravante)

Todos los artículos de F. Sierra y T. Gravante

 

Tecnopolítica y participación ciudadana en América Latina

Las décadas de neoliberalismo en América Latina se han caracterizado por un proceso de desmantelamiento de las infraestructuras públicas y de extractivismo de bienes comunes a favor de los intereses corporativos nacionales y transnacionales. Pero también por la emergencia en toda la región de resistencias protagonizadas por organizaciones, luchas y subjetividades que, a diferencia de las luchas de los años setenta, han podido poner en jaque las matrices tradicionales sobre la forma de entender y hacer política....
Continuar leyendo...